Loading...

lunes, 21 de junio de 2010

ORACION DE PURO. CAPITULO XIX DEL LIBRO BRUJERIA AL DESCUBIERTO EN LA IGLESIA.

CAPITULO XIX

ORACION DE PURO.
     Las oraciones de puro son obras de brujería donde se encienden y se fuman puros. Se los fuman las personas brujeras, la bruja o brujo, encienden velas en el lugar de la brujería, soplan el humo del puro en las llamas de las velas o en las personas desnudas, repitiendo una oración a Satanás y reclamando con malas palabras el deseo sobre la persona objeto de ataque brujería, de relación sexual, de dinero, destrucción de la persona, matrimonio o maldición en su vida y las finanzas.
     Antes de entregarme a Cristo Jesús, estuve en una casa de mujeres donde un brujo joven estaba haciendo la oración del puro, me permitieron estar porque era amigo de la familia, había velas encendidas en las esquinas de la casa y sobre ellas lanzaban el humo del puro, no supe cual era el objetivo ni contra quien, yo me burlaba de ellas porque no creía que la brujería pudiera causar verdaderos daños, además era un hombre escéptico y no creía que la brujería me pudiera tocar, sin saber que corría con la misma maldición de los que la practicaban.
     Todas estas acciones y rituales se hacen con oraciones de invocación a espíritus de brujería, ellos acuden y obedecen, ministran a favor de las brujas, brujos o brujeras en contra de la persona nombrada, enviándole espíritus de brujería. La vida de esta persona jamás volverá a ser igual o mejor, será peor en todas las áreas de su existencia, porque estará sin saberlo bajo el gobierno de la brujería, de la que sólo Jesús puede librarla.
     Las personas que participan en las oraciones de puro, activa o pasivamente, aunque sea como espectadores sin ninguna participación como yo lo hice, ya están contaminadas al igual que sus familias y lugares donde habitan porque pasan a ser maldición, contaminándose todo lo que está a su alrededor. Esas personas pasan a ser anatemas, estén donde estén. “y no traerás cosa abominable a tu casa, para que no seas anatema; del todo la aborrecerás y la abominarás, porque es anatema.” Deuteronomio 7: 26. Es necesario arrepentirse, confesar el pecado, pedir perdón a Dios y quebrantar las maldiciones que cayeron sobre nosotros ese día.

     Padre celestial yo me arrepiento por haber estado en una sesión de oraciones de puro, te pido perdón, haya o no participado consciente o inconscientemente, te pido perdón por haber deseado mal para mi prójimo y en el nombre de Jesús, te pido quites toda maldición tuya por haber desobedecido y en el nombre de Jesús quebranto toda maldición de Satanás sobre mi vida por haber participado de cualquier forma en sus rituales de oración de puro y de cualquier obra de brujería, todo te lo pido en el nombre de Jesús.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Dios te bendiga desde el momento que te atreves a hacer tu comentario, que la paz de Jesús entre a tu vida y te llene de gozo, fe y esperanza por lo que elegistes decir. Bendiciones por cada una de tus buenas intenciones para hacer crecer este Ministerio laico del poderoso Jesus.