Loading...

domingo, 28 de noviembre de 2010

DIEZMO: PROBLEMAS EN LA IGLESIA DE DIOS.

EL DIEZMO: PROBLEMA EN LA IGLESIA DE DIOS.

     El diezmo, es algo establecido como ley, es obligatorio, no es voluntario, es exigido, es la relación financiera con Dios, Él nos provee de todo a cambio de darle o regresarle la décima parte de lo recibido, significando la sociedad que Él establece con los que cumplen con esta ley. Él viene a ser nuestro socio, genera todas las ganancias, pero sólo recibe el diez por ciento de los ingresos.
     Es un vínculo precioso de fe, en la parte de las riquezas de este mundo, donde tenemos que sobrevivir o vivir mientras damos cuenta de nuestro actuar en esta tierra.
     El asunto del diezmo en la iglesia a ocasionado muchos problemas, incluso la destrucción o división de congregaciones por no saber realmente el origen, su propósito, que es, a quien pertenece el diezmo o como se debe usar.
     A nuestro Ministerio han llegado pastores jóvenes con miembros u ovejas de mucho tiempo en la iglesia a consultar o exponer problemas de este tipo, por cuanto en algunos casos los diezmos le son dados de forma condicionada por muchas razones, una de ellas es porque la congregación se daba cuenta de que el pastor le daba de comer a su hermano que no trabajaba y según ellos al citar la biblia, el pastor no tenía porque darle de comer, porque sino trabajaba no tenía derecho a comer y llegó un momento que le retuvieron los diezmos por acuerdo de la congregación.
     En otros casos nos ha tocado ver iglesias de mucho tiempo de fundadas y congregación grande, donde el pastor de mucha experiencia, ha decidido compartir sus diezmos, estableciendo porcentajes, con algunos miembros líderes de la iglesia, como su esposa, el copastor, el tesorero, y algunos otros líderes, generando conflicto en la repartición de los diezmos, sobre todo cuando al pastor de parte de algunas ovejas o hijos espirituales le son dados los diezmos de forma directa o personal sin pasar por el alfolí, siendo cantidades importantes, genera inconformidad y discusiones entre el copastor, tesorero y hasta la esposa, al punto de robarse parte de los diezmos el que los recoge para compensarse él, lo que el pastor no comparte con él o con los demás.
     Recordemos que los diezmos están destinados a los levitas, descendientes de Leví, hijo de Jacob, quienes fueron escogidos por Dios, para el servicio del Templo. Dios dijo: Los levitas son míos y los apartó. En este sentido los diezmos en nuestro medio tienen que sustentar o pertenecer a los encargados a tiempo completos de la obra de Dios.
     El pastor debe compartirlo con su esposa, siendo ella la ayuda idónea y pastora o profeta de Dios casi siempre, que atiende a las ovejas mujeres, está orando con el pastor, está entregada a la obra de Dios, totalmente. No quiere destruirla, como casos que hemos conocido.
     El diezmo puede compartirse también con los líderes que están sometidos a tiempo completo en la obra de Dios, dentro de la iglesia, bajo la dirección del pastor principal.
     Ese es el sentido del diezmo que nos enseña la biblia, la herencia de Dios, para los que le sirven a tiempo completo, evitando contaminarse con las cosas del mundo, ser santos, cuidar la santidad, someterse. Estar en el templo en lugar de realizar un trabajito extra o algo parecido. Estar claro y convencido que pertenece exclusivamente a los obreros que trabajan en la mies del Señor. Trabajador exclusivo de Dios
     Cuando nos entregamos a la obra de Dios enteramente, venimos a ser como los levitas para Dios, Él se agrada de que le sirvamos, quiere que estemos bien y nada nos falte. El manda que nos alimentemos bien, a mí me lo ha mandado, que descansemos bien. Que vivamos sin preocupaciones de alimento, de vestido, de deudas. Por eso es su herencia terrenal del diezmo a quienes le sirven de corazón.
     En ocasiones, la congregación de forma soberbia pide cuentas al pastor del uso de sus diezmos, llegando al punto muchas veces de ir a los tribunales de justicia a pedir rendición de cuentas o al extremo de acusar penalmente al representante de Dios.
     Otros pastores para evitarse problemas prefieren no pedir, ni exigir, como lo manda la palabra, los diezmos de Dios, citando al Apóstol Pablo, quien pedía que le perdonaran el agravio de no ser carga de los cristianos o de la iglesia. De esta forma estos pastores están agraviando también la ley del Diezmo que el mismo Jesús, ratificó, lo cual veremos más adelante.
     Al hacer esto, los pastores que tampoco diezman por no recibir diezmos, ni del fruto de su trabajo lo hacen, caen en un acto de soberbia, al no querer recibir de los miembros de su iglesia lo que Dios manda, envaneciéndose al trabajar para comer y demostrar así, que comen porque trabajan como si les fuera aplicable a ellos esa parte de la palabra.
     Los pastores que esto hacen, dividen el tiempo de Dios entre su trabajo y el trabajo de Dios, entre la espiritualidad y el afán de obtener ganancias del trabajo propio para alimentarse él y su familia.
     Tienen fuerzas suficientes físicas y espirituales para trabajar y conducir la obra de la iglesia. No sé de donde pero si lo sé, el origen de su vitalidad para hacer ambos trabajos: el de Dios y el del Mundo.
     Cuando quieres tener una comunión íntima con Dios, cuando quieres buscar su rostro y su poder, cuando quieres agradar al Altísimo, tienes hermano que entregar tu mayor tiempo o todo tu tiempo a Jehová de los Ejércitos. Más, cuando tienes al frente una congregación que necesita ser dirigida e instruida en el camino y los mandamientos de nuestro Dios.
     En esta búsqueda de Dios y su poder, hay un gran desgaste espiritual que no da tiempo para dedicarse a trabajar, de lo contrario se entra en una fatiga espiritual y física que el enemigo aprovecha de diferentes maneras para ocupar el cuerpo, porque se abren puertas de cansancio, de desánimo, de aburrimiento etc. máxime que los demonios están siempre robando energía.
     En este proceso de búsqueda de intimidad con Dios, de entrega, hay una lucha espiritual desgastante contra Satanás y sus demonios, no sólo por causa de nosotros, sino también a causa de las almas que le arrebatamos de las manos a Satanás, esa lucha es contra los demonios que pretenden esas almas, para ellos nosotros somos sus enemigos directos una vez que estamos orando por ellos en las diferentes áreas y los atacados con furia y odio de destrucción somos nosotros, el pastor, los líderes, todo aquel que interceda.
     Al pastor le corresponde orar, interceder, luchar, enfrentarse directamente por todas sus ovejas, por tanto será más atacado y su familia llevará una buena parte de esos ataques. A veces con resultados catastróficos para la vida de el pastor si su familia no anda bien. Todos estos ataques con el fin de desanimar al pastor, de avergonzarlo, pero si toda su confianza está puesta en Dios, nada lo tambaleará. No será removido, permanecerá como el Monte de Sión. Ni los pecados de su esposa, ni los de sus hijos o hijas lo harán flaquear. A fin de cuentas la salvación es individual.
     El siervo de Dios cansado no transmite la unción de Dios, no rinde como Dios quiere, por tanto las posibilidades de realizar milagros en nombre de Jesús se reducirán. Esto para algunos es difícil de entender, pero son revelaciones de Dios, para este siervo, cansados somo menos utilizados por Jehová. La misma palabra no es predicada con unción y no puede transmitir a gente que la necesita y que quiere creer, pero los demonios no la dejan y esa es la causa muchas veces de que el pueblo se retire de las iglesias.
     Además de esto, al guiar a la congregación a una vida espiritual sin diezmar, estaríamos llevándola a la maldición de sus finanzas y economía de su hogar, maldiciones de pobreza y miseria estarían sobre ella, de problemas económicos, de gastos innecesarios, creyendo que gracias a Dios tienen para hacer un gasto, que no hubiesen tenido que hacer sin estuvieran al día con sus diezmos; al igual que la misma maldición de Dios estaría sobre los pastores y líderes por muy bien que estén económicamente o aparenten estarlo. Tienen que saber que su bendición económica no viene de Dios, están siendo engañados por el malo, si no están diezmando, por muy usados que sean por Jehová y muy prósperos que parezcan.
     El pastor que está bien financieramente y tiene negocios y no necesita de los diezmos para vivir, debe recibirlos en un acto de obediencia y de humildad para no ser agravio ante Dios, para no frenar la bendición de su congregación, para que no caiga la maldición de Dios sobre ella. Puede hacer uso de esos diezmos como quiera, como su espíritu le indique y sobre todo debe también diezmar, sino no tiene a quien al tesoro de su misma iglesia.
    Muchas personas congregadas o no en su afán de hacer justicia, en su propia opinión, administran el diezmo de Dios,  ellos mismos  reparten o dividen, de la manera que consideran más sabia, los diezmos que le corresponden a Dios y deben ser depositados en las manos o Alfolí de los templos donde se adora a Dios y que pasarán por ley divina a las manos de quien Dios ha escogido y llamado  para su servicio completo y perpetuo: pastores, sacerdotes  y servidores a tiempo   completo, bajo la dirección del lider de la iglesia.
     Muchas personas depositan su diezmo en diferentes tipos de movimientos que también sirven a Dios, pero la palabra es clara y el diezmo debe ser depositado en la casa de Dios, de lo contrario se está administrando el diezmo de la manera que no está citada en las sagradas escrituras.
     La congregación tiene que entender que los diezmos son absolutamente del servidor de Dios, quien no debe rendir cuentas a nadie de la heredad que Dios le ha dado. Cómo los gasta es su problema. Puede darse los lujos que quiera es la herencia de Dios, para él. Nadie tiene que reprochar, en el caso que se dé el enriquecimiento del ungido de Dios. El Pastor o Sacerdote no debe sentirse presionado por la congregación, no debe incorrectamente rendir cuentas de su diezmo. El Señor nuestro Dios así lo dispuso, como lo veremos bíblicamente a continuación.

DIEZMO: ORIGEN Y BASE BÍBLICA.

     La mención inicial del diezmo la encontramos en Génesis 14:20 "y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó tus enemigos en tu mano. Y le dio Abram los diezmos de todo." Abraham diezmando al sacerdote melquisedec.
     Cuando Jacob, sintió la presencia de Dios en Bet-el, después de la visión en sueño de ángeles bajando y subiendo por una escalera, le hace la promesa a Dios de diezmarle de todo cuanto le dé, está reconociendo a Dios como su proveedor. "Y esta piedra que he puesto por señal, será casa de Dios; y de todo lo que me dieres, el diezmo apartaré para ti." Génesis 28:22
     Debemos reconocer a Dios como nuestro único proveedor, él es quien permite nuestras provisiones, nuestros ingresos, a cambio, en un acto de reconocimiento de parte nuestra Él nos pide el diez por ciento de todo lo que nos da, para probarnos, de todas formas nos seguirá dando.
     Cuando tenemos poco, quizá lo necesario o justo para gastar se nos hace difícil dar el diezmo porque desajustamos, o quizá la ganancia es mucha y da lástima o pesar diezmar tanto para el pastor o sacerdote. Esta negativa tendrá su consecuencia, porque inmediatamente el enemigo nos acusará con Dios y pedirá permiso para tocar nuestras finanzas si estamos bajo el cerco de protección de Dios. Si no estamos bajo esa protección la maldición de Dios se activará automáticamente. No debe importar al cristiano el fin o uso del diezmo por el pastor o sacerdote, el está diezmando para Dios, quien ha decidido a quien se lo da. la bendición y multiplicación viene de lo alto no del hombre.
     Jacob, honró a Dios con su promesa, gracias a eso fue multiplicado y encontró gracias ante Dios.
     En Levítico Jehová establece diáfanamente el diezmo para él, indicando que es diezmo de la tierra, o sea décima parte de una propiedad, todo fruto de la tierra, de vacas y ovejas, que eran en ese tiempo las principales riquezas. "Y el diezmo de la tierra, así de la simiente de la tierra como del fruto de los árboles, de Jehová es; es cosa dedicada a Jehová. Y si alguno quisiere rescatar algo del diezmo, añadirá la quinta parte de su precio por ello. Y todo diezmo de vacas o de ovejas, de todo lo que pasa bajo la vara, el diezmo será consagrado a Jehová." Levítico 27: 30-32
     El Señor también da a conocer a Israel, su pueblo donde deben depositar y en manos de quien y a quien pertenece el diezmo una vez que ha sido traído a su casa, en otras palabras a quien ha decido Dios dar el diezmo que le pertenece a Él, y depositado en su templo.
     "Y he aquí yo he dado a los hijos de Leví todos los diezmos en Israel por heredad, por su ministerio, por cuanto ellos sirven en el ministerio del tabernáculo de reunión. Y no se acercarán más los hijos de Israel al tabernáculo de reunión, para que no lleven pecado por el cual mueran.
     Mas los levitas harán el servicio del tabernáculo de reunión, y ellos llevarán su iniquidad; estatuto perpetuo para vuestros descendientes; y no poseerán heredad entre los hijos de Israel.
     Porque a los levitas he dado por heredad los diezmos de los hijos de Israel, que ofrecerán a Jehová en ofrenda; por lo cual les he dicho: Entre los hijos de Israel no poseerán heredad." Números 18:21-24
     No se puede pretender que se rinda cuenta de una herencia, con la que nada se tiene que ver. La herencia o heredad es un asunto entre el heredado y el que quiere heredar. Es un acto soberano. Es así como Dios en su soberanía hereda a los Levitas los diezmos que le pertenecen y le son traídos por el pueblo. Cómo los utilicen es problema de los levitas, Dios no manda que rindan cuentas a nadie, ni les dice la forma de utilizarlos. Son de ellos y nada más.
     Al tomar nosotros los gentiles los mandamientos de la ley de Dios y asumir el cumplimiento de sus mandatos y estatutos, somos beneficiados con las treinta y cuatro mil promesas de la biblia y principalmente con la Salvación y la vida eterna que nos trajo Jesús a quienes no somos judíos, de lo contrario estaríamos perdidos.
     Al tomar las promesas de Dios como nuestras, al aceptar a Jesús como nuestro Salvador, nuestro Proveedor, Nuestro Sanador, nuestro Libertador, estamos aceptando cumplir con lo que Dios manda para tener una vida nueva y plena con Dios y no con el mundo. Aceptamos depender del Altísimo. Aceptamos diezmar. Aceptamos a ese Socio Celestial. No tenemos que ver en absoluto a quien le da nuestro socio sus ganancias o su diez por ciento eso es problema de Él.
     Nosotros debemos limitarnos a cumplir con nuestro compromiso adquirido, una vez que aceptamos a Jesús en nuestro corazón, de depositar ese diez por ciento en las manos de quien nos indicó desde el principio, los judíos a los levitas que eran los encargados únicamente del servicio del templo y nosotros los gentiles, también hijos de Dios, en manos de quien dirige y administra el templo, en este caso el pastor o sacerdote.
     El diezmar es aplicado incluso a los pastores o sacerdotes. A los levitas se les estableció la forma de diezmar: "Y habló Jehová a Moisés, diciendo: Así hablarás a los levitas, y les dirás: Cuando toméis de los hijos de Israel los diezmos que os he dado de ellos por vuestra heredad, vosotros presentaréis de ellos en ofrenda mecida a Jehová el diezmo de los diezmos." Números 18:25-26
    Este diezmo de los pastores es presentado a los pastores quienes les dan cobertura espiritual. En el caso de la cobertura directa de Dios debe ser presentado en el tesoro del templo y usado para fines propios de la iglesia en dependencia de sus necesidades. Incluso ofrendas a gente necesitada, pero una vez depositado en el alfolí.
     Dios apartó a la tribu de Leví hijo de Jacob, que son los levitas, para que le sirvieran perpetuamente. Totalmente, consagrados para Dios únicamente en el servicio del templo que significa también para nosotros la iglesia. "En aquel tiempo apartó Jehová la tribu de Leví para que llevase el arca del pacto de Jehová, para que estuviese delante de Jehová para servirle, y para bendecir en su nombre, hasta hoy, por lo cual Leví no tuvo parte ni heredad con sus hermanos; Jehová es su heredad, como Jehová tu Dios le dijo.)" Deuteronomio: 10:8-9
     Nuestro Señor establece la protección para el levita que es un servidor directo de Dios, el que debe ser saciado conforme la riqueza de los demás. No debe pasar necesidades. "Y no desampararás al levita que habitare en tus poblaciones; porque no tiene parte ni heredad contigo. Al fin de cada tres años sacarás todo el diezmo de tus productos de aquel año, y lo guardarás en tus ciudades. Y vendrá el levita, que no tiene parte ni heredad contigo, y el extranjero, el huérfano y la viuda que hubiere en tus poblaciones, y comerán y serán saciados; para que Jehová tu Dios te bendiga en toda obra que tus manos hicieren." Deuteronomio 14: 27-29
     De las doce tribus de Israel, once recibieron la promesa y la herencia de territorio o extensiones de tierra, a los levitas no se les repartió tierra, porque Dios es su herencia, los diezmos consagrados a Dios, son su herencia perpetua, con lo que podían comprar y tener propiedades, hacer su patrimonio producto de los diezmos.
     "Los sacerdotes levitas, es decir, toda la tribu de Leví, no tendrán parte ni heredad en Israel; de las ofrendas quemadas a Jehová y de la heredad de él comerán. No tendrán, pues, heredad entre sus hermanos; Jehová es su heredad, como él les ha dicho. Y este será el derecho de los sacerdotes de parte del pueblo, de los que ofrecieren en sacrificio buey o cordero: darán al sacerdote la espaldilla, las quijadas y el cuajar.
     Las primicias de tu grano, de tu vino y de tu aceite, y las primicias de la lana de tus ovejas le darás; porque le ha escogido Jehová tu Dios de entre todas tus tribus, para que esté para administrar en el nombre de Jehová, él y sus hijos para siempre.
     Y cuando saliere un levita de alguna de tus ciudades de entre todo Israel, donde hubiere vivido, y viniere con todo el deseo de su alma al lugar que Jehová escogiere, ministrará en el nombre de Jehová su Dios como todos sus hermanos los levitas que estuvieren allí delante de Jehová. Igual ración a la de los otros comerá, además de sus patrimonios." Deuteronomio 18:1-8
     Al pueblo de Israel se le ordenó que el diezmo de los frutos de su tierra cada tres años y compartirlos con los necesitados. "Cuando acabes de diezmar todo el diezmo de tus frutos en el año tercero, el año del diezmo, darás también al levita, al extranjero, al huérfano y a la viuda; y comerán en tus aldeas, y se saciarán." Deuteronomio 26:12
     En el libro de Josué encontramos reafirmación de la herencia de los levitas en vista de que no se les asignó territorio como a las otras tribus hermanas. "Pero a la tribu de Leví no dio heredad; los sacrificios de Jehová Dios de Israel son su heredad, como él les había dicho." Josué 13:14
     También lo encontramos en Josué 13:33 "Mas a la tribu de Leví no dio Moisés heredad; Jehová Dios de Israel es la heredad de ellos, como él les había dicho." y en Josué 18:7 "Pero los levitas ninguna parte tienen entre vosotros, porque el sacerdocio de Jehová es la heredad de ellos;..."
     Durante el reinado de Ezequías, el pueblo trató de ponerse a cuentas con Dios, destruyendo los ídolos construidos y todo lugar de adoración de imágenes, el pueblo judío reconocía que dentro de la relación armónica con Dios era necesario para prosperar llevar el diezmo al templo para los levitas, porque de esta forma Dios multiplicaba las bendiciones y llenaba los tesoros de cada uno. Era algo que ya tenían probado. Cuando el corazón se les endurecía y volvían a sus inmundicias, lo descartaban y no diezmaban, le robaban a Dios, por eso han sido sus grandes castigos durante su existencia. “Mandó también al pueblo que habitaba en Jerusalén, que diese la porción a los sacerdotes y levitas, para que ellos se dedicasen a la ley de Jehová.
     Y cuando este edicto fue divulgado, los hijos de Israel dieron muchas primicias de grano, vino, aceite, miel, y de todos los frutos de la tierra: trajeron asimismo en abundancia los diezmos de todas las cosas. También los hijos de Israel y de Judá, que habitaban en las ciudades de Judá, dieron del mismo modo los diezmos de las vacas y de las ovejas; y trajeron los diezmos de lo santificado, de las cosas que habían prometido a Jehová su Dios, y los depositaron en montones.” Segunda de Crónicas 31: 4-6
     El diezmo es considerado por el pueblo de Israel una relación sagrada con Dios, sus antepasados habían aceptado esta ley y habían sido prosperados. El diezmo no debe fallar en el templo, el diezmo es de los levitas. Los levitas son de Dios. Escogidos especialmente para ministrar en su casa. La provisión del levita es el diezmo que es de Dios y Él se lo da a sus servidores. Es la soberanía de Dios sobre su plata, sobre su décima parte. Algunos predicadores actuales incluyen el diezmo del tiempo, pero esto nada tiene que ver con la relación estrictamente económica o financiera o de prosperidad material o de riqueza con la que Dios quiere agradar o enriquecer con su herencia a quien le sirve totalmente de corazón. Así el pueblo de Israel se dispuso a depositar su diezmo donde corresponde: “Y en ellas depositaron las primicias y los diezmos y las cosas consagradas, fielmente; y dieron cargo de ello al levita Conanías, el principal, y Simei su hermano fue el segundo.” Segunda de Crónicas 31: 4-6
     En los tiempos del profeta Nehemías, el pueblo de Israel se reconcilió con Dios, después de su destrucción, como le había sido profetizado innumerables veces, sin atender la voz de Jehová. El pueblo se dispuso a cumplir con las obligaciones del templo ordenadas por Dios, en la Ley que dio a Moisés, especialmente en cuanto a los diezmos." que traeríamos también las primicias de nuestras masas, y nuestras ofrendas, y del fruto de todo árbol, y del vino y del aceite, para los sacerdotes, a las cámaras de la casa de nuestro Dios, y el diezmo de nuestra tierra para los levitas; y que los levitas recibirían las décimas de nuestras labores en todas las ciudades; y que estaría el sacerdote hijo de Aarón con los levitas, cuando los levitas recibiesen el diezmo; y que los levitas llevarían el diezmo del diezmo a la casa de nuestro Dios, a las cámaras de la casa del tesoro." Nehemías 10:37-38
     Los levitas, servidores directos de Dios y apartados por el mismo Dios para tal fin llegaron a tener su patrimonio, tuvieron sus ciudades "Y todas las ciudades de los levitas en medio de la posesión de los hijos de Israel, fueron cuarenta y ocho ciudades con sus ejidos." Josué 21:41
     Cuando el profeta Samuel envejeció puso a sus hijos por jueces de Israel, pero hicieron lo malo ante Dios y el pueblo. Los ancianos de Israel sabios en su propia opinión, pensaron que lo mejor sería tener un rey que los gobernase y se lo hicieron saber a Samuel. A Dios no le agradó lo que pedía el pueblo de Israel a través de los ancianos porque lo estaban desechando para no reinar sobre el pueblo.
     Sin embargo Dios le concedió a su pueblo su deseo de tener rey, pero les advirtió las consecuencias a través de Samuel, una de ellas en cuanto al diezmo. “Diezmará vuestro grano y vuestras viñas, para dar a sus oficiales y a sus siervos. Tomará vuestros siervos y vuestras siervas, vuestros mejores jóvenes, y vuestros asnos, y con ellos hará sus obras. Podríamos decir: -Ya estamos diezmando para el Estado o el Gobierno, ¿por qué diezmar en la iglesia?
     Diezmará también vuestros rebaños, y seréis sus siervos. Y clamaréis aquel día a causa de vuestro rey que os habréis elegido, mas Jehová no os responderá en aquel día. Pero el pueblo no quiso oír la voz de Samuel, y dijo: No, sino que habrá rey sobre nosotros; y nosotros seremos también como todas las naciones, y nuestro rey nos gobernará, y saldrá delante de nosotros, y hará nuestras guerras.
     Y oyó Samuel todas las palabras del pueblo, y las refirió en oídos de Jehová. Y Jehová dijo a Samuel: Oye su voz, y pon rey sobre ellos. Entonces dijo Samuel a los varones de Israel: Idos cada uno a vuestra ciudad." Primera de Samuel 8:15-22
     Hasta nuestros días esa forma de diezmar a los gobiernos de hombres ha sido instituida por ley. En mi país al profesional le retienen por ley el diez por ciento de sus ingresos, las empresas deben aportar el dos por ciento al estado, y el impuesto general para la población independientemente de las otras cargas impositivas es del quince por ciento en todos los productos de servicios y de consumo, se paga el uno por ciento sobre bienes inmuebles a la municipalidad y así diferentes modos de impuestos por usar el Aeropuerto, permisos de negocios etc.
     Yo respondería de acuerdo a mi relación con Dios, Al Señor yo le propongo que sea mi socio en la parte financiera o económica, cuando yo empiezo a diezmar, sin hablar hasta este momento de ofrendas y primicias que lo haremos más adelante, lo he hecho con fe y he visto sus resultados. Debo pagar los diezmos que se deben al estado en forma de impuesto como, lo mandó Jesús, pero al diezmar a Dios y depositar este diezmo en manos de sus pastores y sacerdotes sin importar su destino o como sea utilizado, me trae una provecho económico que se puede llamar bendición económica de lo alto, por tanto nuestros graneros siempre estarán llenos. Dios llenará nuestros tesoros como el lo ha prometido. "Para hacer que los que me aman tengan su heredad, Y que yo llene sus tesoros." Proverbios 8:21
     Hay personas que siempre están diezmando dentro de la iglesia de Dios, pero no ven resultados reales, no ven sus bendiciones. Se preguntarán que pasa y a veces pensarán que no es el tiempo de Dios. Puede suceder comúnmente que sea el tiempo de Dios, pero las finanzas están bajo maldición por alguna causa y esa maldición de finanzas o de nuestra economía familiar nos corresponde a nosotros detectarla y quebrantarla, de lo contrario los demonios de Satanás, estarán bloqueando nuestras finanzas o se la estarán robando. Esa batalla nos corresponde a nosotros librarla.
     Existen muchas formas de que las finanzas estén bajo maldición, algunas son cuando estamos gastando nuestro dinero en cosas desagradables a Dios, cuando no estamos honrando a padre y a madre, independientemente de que nuestros padres hagan mal uso de ese dinero. Hay que honrarlos.
     Yo honraba sólo a mi madre, porque mi padre andaba en fiestas del mundo y adulterio y pensaba que mis finanzas se iban a maldecir, pero Dios me dijo que tenía que honrarlo porque ese era su mandamiento con promesa, sin importarme lo que él hiciera con ese dinero.
      Empecé a honrarlo de esa manera, sin decirle nada, pero le daba menos que a mi madre. El señor me corrigió y me dijo que tenía que honrarlo igual que a mi madre, su mandamiento dice de honrar a padre y a madre, anteponiendo al padre sobre la madre. Así lo hago hasta hoy. Dios ha visto mi obediencia y me ha honrado en mis bienes materiales aunque sea por poco tiempo mientras viene.
      Cuando comencé a honrar a mi padre sin reclamarle como antes, experimentó un cambio, mi testimonio de cristiano se elevó. Tomó su verdadera estatura. Ahora puedo conversar con mi padre más tiempo y aunque lo esté exhortando me oye y no se disgusta. Antes no podíamos compartir ni cinco minutos. Él está en mi promesa, todavía estoy orando de forma especial por mi padre, mi madre y mis hermanos.
     En tiempos del profeta Nehemías el pueblo estaba disperso, había sido destruido y llevado cautivo por su desobediencia y pecado. Sacerdotes, Levitas y buena parte del pueblo con entendimiento se comprometieron ante Dios y firmaron un acuerdo de cumplir con la ley de Jehová, reconociendo sus impiedades y que por eso habían sido castigados. Se obligaron a traer al templo la décima parte que correspondía a los levitas teniendo la obligación los levitas de dar el diezmo del diezmo para el templo: “que traeríamos también las primicias de nuestras masas, y nuestras ofrendas, y del fruto de todo árbol, y del vino y del aceite, para los sacerdotes, a las cámaras de la casa de nuestro Dios, y el diezmo de nuestra tierra para los levitas; y que los levitas recibirían las décimas de nuestras labores en todas las ciudades; y que estaría el sacerdote hijo de Aarón con los levitas, cuando los levitas recibiesen el diezmo; y que los levitas llevarían el diezmo del diezmo a la casa de nuestro Dios, a las cámaras de la casa del tesoro.” Nehemías 10: 37-38
     Empezaron a traer a los levitas a la Santa Ciudad para el servicio del templo y los israelitas con gozo y júbilo trajeron sus diezmos al templo, para dárselos a los levitas a como les correspondía. El pueblo de Israel sabía que esa relación con Dios de cumplimiento con los diezmos era importante para poder tener alimento y vestidos, para poder prosperar en lo que sus manos hiciesen. La historia de Israel, es la de un pueblo prosperado por Dios.
     "En aquel día fueron puestos varones sobre las cámaras de los tesoros, de las ofrendas, de las primicias y de los diezmos, para recoger en ellas, de los ejidos de las ciudades, las porciones legales para los sacerdotes y levitas; porque era grande el gozo de Judá con respecto a los sacerdotes y levitas que servían." Nehemías 12:44
      No sólo en los tiempos actuales se da el problema con los diezmos, los levitas también lo sufrieron, unas veces porque el pueblo no cumplía con su obligación ante Dios y otras porque administradores del templo no le daban su parte a los levitas, entonces ellos preferían irse. El profeta Nehemías tuvo que corregir anomalías de este tipo que se dieron en el templo, por amistades entre los administradores querían administrar el diezmo, algo que no les correspondía.
     " Y antes de esto el sacerdote Eliasib, siendo jefe de la cámara de la casa de nuestro Dios, había emparentado con Tobías, y le había hecho una gran cámara, en la cual guardaban antes las ofrendas, el incienso, los utensilios, el diezmo del grano, del vino y del aceite, que estaba mandado dar a los levitas, a los cantores y a los porteros, y la ofrenda de los sacerdotes.
     Mas a todo esto, yo no estaba en Jerusalén, porque en el año treinta y dos de Artajerjes rey de Babilonia fui al rey; y al cabo de algunos días pedí permiso al rey para volver a Jerusalén; y entonces supe del mal que había hecho Eliasib por consideración a Tobías, haciendo para él una cámara en los atrios de la casa de Dios. Y me dolió en gran manera; y arrojé todos los muebles de la casa de Tobías fuera de la cámara, y dije que limpiasen las cámaras, e hice volver allí los utensilios de la casa de Dios, las ofrendas y el incienso.
     Encontré asimismo que las porciones para los levitas no les habían sido dadas, y que los levitas y cantores que hacían el servicio habían huido cada uno a su heredad. Entonces reprendí a los oficiales, y dije: ¿Por qué está la casa de Dios abandonada? Y los reuní y los puse en sus puestos.
     Y todo Judá trajo el diezmo del grano, del vino y del aceite, a los almacenes. Y puse por mayordomos de ellos al sacerdote Selemías y al escriba Sadoc, y de los levitas a Pedaías; y al servicio de ellos a Hanán hijo de Zacur, hijo de Matanías; porque eran tenidos por fieles, y ellos tenían que repartir a sus hermanos." Nehemías 13: 4-13
     Cuando cumplimos con la voluntad de Dios, de santidad, de obediencia, cuando cumplimos con la ley del diezmo honramos a Dios y Él nos honra. Nos alimenta, nos viste, nos calza, nos provee refrigerio, nos prospera. El cumplimiento de esta ley, debe estar ajustada a la santidad y la obediencia para una eficaz bendición. Si diezmamos y no vemos resultados hay que ajustar nuestras vidas a la voluntad de santidad y obediencia a Dios. Puede haber obstáculos en la relación financiera con Dios y debemos identificarlos, para que Satanás y sus demonios no nos roben nuestra finanzas, estás causas pueden ser internas o externas. Las externas son maldiciones o trabajos de brujería en contra de nuestras finanzas por parte de nuestros enemigos a veces sin conocerlos o conociéndolos no nos damos cuenta. Las internas son por causa nuestra en alguna área, por algún pecado. Esta una de las promesas de Dios para nosotros: “Honra a Jehová con tus bienes, Y con las primicias de todos tus frutos; Y serán llenos tus graneros con abundancia, Y tus lagares rebosarán de mosto.” Proverbios 3:9-10
     En el profeta Ezequiel Dios reafirma su castigo para los levitas idólatras, pero su servicio y heredad a los levitas que le han sido fieles, por tanto no se les dio posesiones de grandes extensiones de tierra como a las otras once tribus de Israel. Dios promete que su bendición reposará sobre las casas de quienes lo honren y da a los sacerdotes levitas las cosas consagradas: “Y habrá para ellos heredad; yo seré su heredad, pero no les daréis posesión en Israel; yo soy su posesión. La ofrenda y la expiación y el sacrificio por el pecado comerán, y toda cosa consagrada en Israel será de ellos. Y las primicias de todos los primeros frutos de todo, y toda ofrenda de todo lo que se presente de todas vuestras ofrendas, será de los sacerdotes; asimismo daréis al sacerdote las primicias de todas vuestras masas, para que repose la bendición en vuestras casas.” Ezequiel 44:28-30
     Dios cuida de los levitas ministros de su casa y les provee una extensión de tierra para vivir en el milenio cuando reine Jesús, pero no extensiones grandes como a las otras tribus, esta posesión pequeña es exclusivamente para los levitas que ministran en la casa de Dios. “Asimismo veinticinco mil cañas de longitud y diez mil de ancho, lo cual será para los levitas ministros de la casa, como posesión para sí, con veinte cámaras.” Ezequiel 45:5
     Los sacerdotes levitas tendrán durante el reinado del milenio su lugar de vivir alrededor del templo o santuario de Jehová. Desde ya Dios les asigna una porción de tierra para sus cámaras. “La porción santa que pertenecerá a los sacerdotes será de veinticinco mil cañas al norte, y de diez mil de anchura al occidente, y de diez mil de ancho al oriente, y de veinticinco mil de longitud al sur; y el santuario de Jehová estará en medio de ella.” Ezequiel 48:10
     Es tan importante el diezmo en el mundo espiritual, que Jehová llama ladrón al que no da su diezmo y maldice al que roba el diezmo. Diezmar es cumplir la ley de Dios para ser retribuidos en abundancia. Nuestro Dios nos permite probarlo para comprobar el cumplimiento de su promesa económica. Nos ordena diezmar para no ser malditos doblemente. Si cumplimos los demás mandamientos y no diezmamos estamos de todas formas bajo maldición. No hay excusa para no diezmar. Nada tiene que ver donde vaya a parar el diezmo, como se utilice. Nuestra obligación es con Dios. Si queremos ver llenos nuestros graneros y bendecidas nuestras finanzas debemos cumplir con el diezmo que es una fuente de riqueza retribuida de forma sobrenatural o divina. Además no estaremos bajo maldición que es lo que quiere Satanás y sus demonios. Robando nuestras finanzas en gastos que no serían necesarios o no tendríamos que hacer, si estuviésemos bendecidos.
     “¿Robará el hombre a Dios? Pues vosotros me habéis robado. Y dijisteis: ¿En qué te hemos robado? En vuestros diezmos y ofrendas. Malditos sois con maldición, porque vosotros, la nación toda, me habéis robado. Traed todos los diezmos al alfolí y haya alimento en mi casa; y probadme ahora en esto, dice Jehová de los ejércitos, si no os abriré las ventanas de los cielos, y derramaré sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde. Reprenderé también por vosotros al devorador, y no os destruirá el fruto de la tierra, ni vuestra vid en el campo será estéril, dice Jehová de los ejércitos. Y todas las naciones os dirán bienaventurados; porque seréis tierra deseable, dice Jehová de los ejércitos.” Malaquías 3:8-12
     Se discute por diferentes denominaciones o religiones o por gente que no conoce bien la palabra de Dios si el diezmo es algo que quedó sepultado en el viejo testamento y quedó abolido con la venida de Jesús. En el Evangelio de Mateo encontramos la reafirmación de la obligación de diezmar, que hizo Jesús al tratar de hipócritas a los fariseos y escribas, diciendo que era necesario la justicia, la misericordia y la fe sin dejar de hacer aquello; en esto se refería a diezmar la menta, el eneldo y el comino. Claro está en el siguiente pasaje hacer esto sin dejar de hacer aquello, aquello es: diezmar.
     “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque diezmáis la menta y el eneldo y el comino, y dejáis lo más importante de la ley: la justicia, la misericordia y la fe. Esto era necesario hacer, sin dejar de hacer aquello.” Mateo: 23:23
     En el Evangelio de Lucas encontramos también la necesidad del diezmar confirmada nuevamente por Jesús, independientemente de la hipocresía de los saduceos y fariseos, de su maldad, de pasar por alto la justicia y el amor de Dios y de que sean como sepulcros blanqueados. En ningún momento nuestro señor Jesús se expresó contra el Diezmo, al contrario dijo que era necesario, aún sabiendo que los diezmos iban a parar a los levitas que estaban en ese momento fuera del amor y la justicia de Dios, independientemente de que los mismo levitas en conjunto como pueblo judío lo asesinaron o crucificaron. Asesinato en el lenguaje jurídico universal es ensañarse con una persona, hacerla sufrir, mediante tortura hasta verla morir. Hasta los intérpretes o maestros de la ley son tocados por Jesús, por su indolencia en imponer más cargas de las establecidas por la ley de Dios.
     “pasáis por alto la justicia y el amor de Dios. Esto os era necesario hacer, sin dejar aquello. ¡Ay de vosotros, fariseos! que amáis las primeras sillas en las sinagogas, y las salutaciones en las plazas. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! que sois como sepulcros que no se ven, y los hombres que andan encima no lo saben.
     Respondiendo uno de los intérpretes de la ley, le dijo: Maestro, cuando dices esto, también nos afrentas a nosotros. Y él dijo: ¡Ay de vosotros también, intérpretes de la ley! porque cargáis a los hombres con cargas que no pueden llevar, pero vosotros ni aun con un dedo las tocáis.” Lucas: 11:42-46



CONTINUARÁ...



28-12-10

32 comentarios:

  1. RECIBIMOS ESTE COMENTARIO DE ALGUIEN ANONIMO PERO NO SABEMOS PORQUE AL DARLE PUBLICAR NO SE PUBLICA, PERO ES EL SIGUIENTE:
    Eres de la tribu de Levi?
    lA RESPUESTA A ESTE COMENTARIO ES LA SIGUIENTE:
    "No es judío el que lo es exteriormente, ni es la circuncisión la que se hace exteriormente en la carne; sino que es judío el que lo es en lo interior, y la circuncisión es la del corazón, en espíritu y no según la letra. La alabanza del tal no viene de los hombres, sino de Dios." ROMANOS 2: 28-29
    Bendiciones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto ..si profesas tanto lo de los levitas y la ley tienes q seguirla al pie de la letra o todo o nada, sin quitar todo lo otro como las ceremonias, las fiestas, circunsicion, sabado, etc. TODO TODO por eso vino JESUS y le dijo a los judios el q este libre de pecado q tire la primera piedra y q paso....nadie la tiro. El vino a cumplirla y a libernos d ella y por medio de el Salvarnos porque ni solo uno la cumplia y el q diexme birn pero no juzguies el q solo ofrenda de corazon.

      Eliminar
  2. El diezmo, NO ES OBLIGATORIO, era ley para los ISRAELITAS, y NO es exigido. De donde tu sacas que el pastor es un Levita., ni siquieraos judios diezman hoy dia, porque?, porque no hay levitas.. Hoy se ofrenda de corazon y con alegria como Dios te lo propone en tu corazon , no por obligacion ni tristesa.. Usted dirige una iglesia independiente o pertenece a un concilio?...

    Dlb

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios le bendiga.- : «Porque yo, Jehová, no cambio;
      por esto, hijos de Jacob, no habéis sido consumidos.
      Desde los días de vuestros padres
      os apartáis de mis leyes y no las guardáis.
      ¡Volveos a mí y yo me volveré a vosotros!,
      ha dicho Jehová de los ejércitos.
      Pero vosotros decís: “¿En qué hemos de volvernos?”
      ¿Robará el hombre a Dios?
      Pues vosotros me habéis robado.
      Y aún preguntáis: “¿En qué te hemos robado?”
      En vuestros diezmos y ofrendas.
      Malditos sois con maldición,
      porque vosotros, la nación toda, me habéis robado.
      Traed todos los diezmos al alfolí
      y haya alimento en mi Casa:
      Probadme ahora en esto,
      dice Jehová de los ejércitos,
      a ver si no os abro las ventanas de los cielos
      y derramo sobre vosotros bendición hasta que sobreabunde.
      Reprenderé también por vosotros al devorador,
      y no os destruirá el fruto de la tierra,
      ni vuestra vid en el campo será estéril,
      dice Jehová de los ejércitos.
      Todas las naciones os dirán bienaventurados,
      porque seréis tierra deseable,
      dice Jehová de los ejércitos.
      »Vuestras palabras contra mí han sido violentas, dice Jehová.
      Y todavía preguntáis: “¿Qué hemos hablado contra ti?”
      Habéis dicho: “Por demás es servir a Dios.
      ¿Qué aprovecha que guardemos su Ley
      y que andemos afligidos en presencia de Jehová de los ejércitos?
      Hemos visto que los soberbios son felices,
      que los que hacen impiedad no sólo prosperan,
      sino que tientan a Dios, y no les pasa nada.”»
      Entonces los que temían a Jehová hablaron entre sí.
      Jehová escuchó y oyó,
      y fue escrito ante él un memorial de los que temen a Jehová y honran su nombre.
      «Serán para mí especial tesoro,
      dice Jehová de los ejércitos,
      en el día en que yo actúe.
      Los perdonaré
      como un hombre perdona al hijo que lo sirve.
      Entonces os volveréis
      y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo,
      entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.» Malaquías 3: 6-18

      Desde que probé a Dios con mis diezmos y ofrendas he sido bendecido rica y abundantemenmte, material y espiritual, ya no vivo amargado etc. Si usted no lo quiere probar es cosa suya. Dios le bendiga nuevamente.

      Eliminar
  3. Se nota solo q usted es un legalista y juzga al q no diezma ...mucha ley habla usted y q del amor de Jesuscristo que vino a salvarnos por creer en el,q yo sepa no vino a juzgarte por no pagar un diezmo levita...en mateo se refiere mas bien a los judios..no a los gentiles. O usted seria el primer levita encontrado en nuestros tiempos..la palabra tambien dice no juzgais porq no es de ti hacerlo...JESUSCRISTO ES AMOR Y TU GRACIA NOS CUBRE...

    ResponderEliminar
  4. Dios le bendiga. : "Consecuencias de la desobediencia"

    »Pero acontecerá, si no oyes la voz de Jehová, tu Dios, y no procuras cumplir todos sus mandamientos y sus estatutos que yo te ordeno hoy, vendrán sobre ti y te alcanzarán todas estas maldiciones.
    »Maldito serás tú en la ciudad y maldito en el campo.
    »Maldita serán tu canasta y tu artesa de amasar.
    »Maldito el fruto de tu vientre, el fruto de tu tierra, la cría de tus vacas y los rebaños de tus ovejas.
    »Maldito serás en tu entrar y maldito en tu salir.
    »Jehová enviará contra ti la maldición, el quebranto y el asombro en todo cuanto pongas tu mano y hagas, hasta que seas destruido y perezcas muy pronto a causa de la maldad de las obras por las cuales me habrás dejado. Jehová traerá sobre ti mortandad, hasta que te haga desaparecer de la tierra a la cual vas a entrar para tomarla en posesión. Jehová te herirá de tisis, de fiebre, de inflamación y de ardor, con sequía, con calamidad repentina y con añublo, que te perseguirán hasta que perezcas.
    »Jehová te herirá con la úlcera de Egipto, con tumores, con sarna y con comezón de que no puedas ser curado. Jehová te herirá con locura, ceguera y turbación de espíritu, y palparás al mediodía como palpa el ciego en la oscuridad. No serás prosperado en tus caminos; no serás sino oprimido y robado todos los días, y no habrá quien te salve.
    »Te desposarás con una mujer y otro hombre dormirá con ella; edificarás una casa y no habitarás en ella; plantarás una viña y no la disfrutarás. Tu buey será matado ante tus propios ojos, y no comerás de él; tu asno será arrebatado en tu presencia, y no te será devuelto; tus ovejas serán entregadas a tus enemigos, y no tendrás quien te las rescate. Tus hijos y tus hijas serán entregados a otro pueblo; tus ojos lo verán, y desfallecerán tras ellos todo el día, pero nada podrás hacer. El fruto de tu tierra y de todo tu trabajo lo comerá un pueblo que no conociste, y no serás sino oprimido y quebrantado todos los días. Y enloquecerás a causa de lo que verás con tus ojos. Te herirá Jehová con maligna pústula en las rodillas y en las piernas, desde la planta de tu pie hasta tu coronilla, sin que puedas ser curado.

    »Vendrán sobre ti todas estas maldiciones, te perseguirán y te alcanzarán hasta que perezcas; por cuanto no habrás atendido a la voz de Jehová, tu Dios, para guardar los mandamientos y los estatutos que él te mandó. Y serán sobre ti y tu descendencia como una señal y un prodigio para siempre.
    »Por cuanto no serviste a Jehová, tu Dios, con alegría y con gozo de corazón, cuando tenías abundancia de todas las cosas, servirás, por tanto, a tus enemigos que enviará Jehová contra ti, con hambre, con sed y con desnudez, y con falta de todas las cosas. Él pondrá un yugo de hierro sobre tu cuello, hasta destruirte. Jehová traerá contra ti una nación venida de lejos, de los confines de la tierra, que volará como águila, una nación cuya lengua no entiendas; gente fiera de rostro, que no tendrá respeto del anciano ni perdonará al niño. Ella se comerá el fruto de tu bestia y el fruto de tu tierra, hasta que perezcas; no te dejará grano, ni mosto, ni aceite, ni la cría de tus vacas, ni los rebaños de tus ovejas, hasta destruirte.

    »Si no cuidas de poner por obra todas las palabras de esta Ley que están escritas en este libro, temiendo a ese nombre glorioso y temible de Jehová, tu Dios, entonces Jehová aumentará terriblemente tus plagas y las plagas de tu descendencia, plagas grandes y permanentes, enfermedades malignas y duraderas, y traerá sobre ti todos los males de Egipto, delante de los cuales temiste, y no te dejarán. Asimismo toda enfermedad y toda plaga que no está escrita en el libro de esta Ley, Jehová la enviará sobre ti, hasta que seas destruido. .» Deuteronomio 28: 15-en adelante

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene que cumplir toda la ley no unas cosas y otras no. Usted la cumple toda

      Eliminar
  5. Entonces es obligatorio Diezmar y el q no lo haga esta condenado?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios le bendiga. El día grande y terrible de Jehová de los Ejércitos lo sabrá. Mientras tanto cada quien está como quiere estar, e irá cuando muera al lugar donde debe estar para esperar su juicio. " Y me dijo: «No selles las palabras de la profecía de este libro, porque el tiempo está cerca. El que es injusto, sea injusto todavía; el que es impuro, sea impuro todavía; el que es justo, practique la justicia todavía, y el que es santo, santifíquese más todavía.
      »¡Vengo pronto!, y mi galardón conmigo, para recompensar a cada uno según sea su obra. Yo soy el Alfa y la Omega, el principio y el fin, el primero y el último.
      »Bienaventurados los que lavan sus ropas para tener derecho al árbol de la vida y para entrar por las puertas en la ciudad. Pero los perros estarán afuera, y los hechiceros, los fornicarios, los homicidas, los idólatras y todo aquel que ama y practica la mentira.
      »Yo, Jesús, he enviado mi ángel para daros testimonio de estas cosas en las iglesias. Yo soy la raíz y el linaje de David, la estrella resplandeciente de la mañana.» El Espíritu y la Esposa dicen: «¡Ven!» El que oye, diga: «¡Ven!» Y el que tiene sed, venga. El que quiera, tome gratuitamente del agua de la vida.
      Yo advierto a todo aquel que oye las palabras de la profecía de este libro: Si alguno añade a estas cosas, Dios traerá sobre él las plagas que están escritas en este libro. Y si alguno quita de las palabras del libro de esta profecía, Dios quitará su parte del libro de la vida y de la santa ciudad y de las cosas que están escritas en este libro. Apocalipsis 22: 10-19

      Eliminar
  6. el diezmo de hoy no existe en ninguna parte de la Biblia sabian que Jesucristo jamaz diezmo, asi como tampoco los Apostoles, y no es porque la Biblia no solamente no lo menciona, sino que deacuerdo a la ley mosaica los carpinteros estaban exeptuados de pagar el diezmo como todos los asalariados y comerciantes o pescadores ninguno de ellos de acuerdo a la ley estaba obligado a deiezmar, el diezmo fue decretado por Dios en su ley solamente para los ricos que poseian tierras, para que con el producto de la tierra se diera sostenimiento a los levitas , a los pobres y a los extrangeros, yo soy bautista y estoy completamente deacuerdo con la declaracion de fe bautista de 1689 y en ella no se encuentra ni una sola mencion al diezmo sencillamente porque no lo practicaban, el diezmo de dar el 10% del salario de un trabajador es un invento que no aparece en ninguna parte de la Biblia ni nunca fue mandato de Dios.....DLB.

    ResponderEliminar
  7. Los cristianos no estamos obligados a guardar los detalles específicos de la ley del diezmo: el porcentaje, dónde entregarlo, etc. De las leyes del diezmo podemos derivar principios y consejos que nos pueden orientar hoy, especialmente a la luz de enseñanzas neotestamentarias. Escojamos dos de los siguientes para ponerlos en práctica esta semana:

    1. Ofrendemos generosamente, sacrificialmente y con fe (2 Co. 8:1-3).

    2. Ofrendemos para sostener a ministros (Fil. 4:15-16; 1 Ti. 5:17-18).

    3. Ofrendemos para ayudar a los pobres (1 Ti. 5:3; Jn. 13:17-19).

    4. Está bien gastar en banquetes y celebraciones para alabar, agradecer y honrar al Señor.

    5. Sería sabio enseñar a nuestros hijos a diezmar para que, cuando sean adultos, decidan si seguirán con esa costumbre u ofrendarán de otra manera.

    6. Dios bendice económica y espiritualmente a los que ofrendan generosamente (Lc. 6:38; 2 Co. 9:6-11; Fil. 4:19). Quienes diezman hoy reciben bendición de Dios no por el porcentaje que dan, sino porque ofrendan generosamente.

    Hable con el Señor acerca de los dos principios o consejos que usted escogió, pidiéndole poder y sabiduría para ponerlos en práctica en las próximas semanas.

    Seamos fieles ofrendando generosamente,

    ResponderEliminar
  8. EL Q NO DA EL Diezmo se condena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios la bendiga. Oiga el testimonio de 7 jóvenes que viajaron al infierno.Bendiciones.

      Eliminar
    2. Si asisto a una iglesia que no lo exije estoy faltando a Dios?

      Eliminar
    3. Dios le bendiga lea Malaquías 3: 10 en adelante.

      Eliminar
    4. EL DIEZMO NO PARA NOSOTROS LOS JENTILES CONVERTIDOS, ES PARA EL PUEBLO DE ISRAEL, PERO MUCHOS FALSOS PASTORES, PREDICADORES, ETC, TIENEN ENGANADO AL PUEBLO,POR SU PROPIA CONVENIENCIA, DICIENDO QUE VAN A SER CONDENADOS, PERO ES MENTIRA, ESCUDRINEN BIEN LAS ESCRITURA Y LE HARAS LIBRE, YA QUE QUIEREN HACER OBLIGATORIO EL DIEZMO, PORQUE ELLOS NO CUMPLEN PRIMERO LOS 636 MANDAMIENTOS Y SOLO MENCIONAN EL DIEZMO,,,PIENSEN, LO DAMOS POR COPERAR CON LOS GASTOS DE LAS IGLESIAS,PERO NO ES OBLIGATORIO...QUE EL SENOR LE BENDIGA Y PIDAN DISCERNIMIENTO AL SENOR Y EL LE HABLARA.

      Eliminar
  9. Malaquias 4 solo tiene 6 versiculos...que bien sabe ! O usted anadio 4 mas?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios le bendiga por su observación. Ya está corregido. Bendiciones.

      Eliminar
  10. Dios les bendiga, no diezme porque alguien le dice porque no lo hará de corazón, mejor pida dirección al señor y evite murmuraciones o blasfemias en contra de él, si no está en su corazón , no lo haga y dese cuenta donde esta puesta su mirada si en Dios o en las riquezas!!!

    ResponderEliminar
  11. si diezmamos tendremos q cumplir toda la ley y en consecuencia caeriamos d la gracia como dice pablo en galatas.. asi lo entiendo.

    ResponderEliminar
  12. el diesmo eras en ese tiempo ahora se opfrenda

    ResponderEliminar
  13. Seguidores de JESUCRISTO tienen que aprender a diezmar, no es opcional si no obligatorio, oren bastante para que DIOS les de entendimiento, no se enfoquen en a juzgar y a criticar lo que este pastor les ha dicho. (no les pase lo que a los Judios que no escucharon a Juan el Bautista anunciando la venida del mesias (Jesus) por que creian que era falso y muchos se condenaron, no te pase lo mismo que no creas y te condenes, escudriña las escrituras pero antes de hacerlo ora con todo tu corazon a Dios, recuerda que la palabra de Dios se interpreta espiritualmente y no con Inteligencia logica o sabiduria, y es revelada a los pequeñitos Mateo 11:25, Si escuchares hoy su voz no endurezcas tu corazon Hebreos 4:7

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios le bendiga. Relea el texto y compare las citas con su biblia. Pida al Señor sabiduría y se la dará abundantemente para interpretar los misterios de la escritura y su vigencia y viveza. La palabra de Dios es viva y cortante, por eso se molesta usted porque ha sido cortado. Estaremos orando por usted. Diezme y verá la gloria de Dios en usted y su descendencia en todas las areas. Pruebe. No tenga miedo. Bendiciones.

      Eliminar
  14. Bendiciones pastor Danilo Guido. La verdad el diezmo es una experiencia tan linda. es algo sorprendente como puedo llegar a honrar al mismo Dios. Me da lastima de las personas que no han entendido que el Diezmo es un llave poderosa no solo para las finanzas sino para todas las areas de nuestra vida. haber Dios dise "Derramare bendiciones hasta que sobreabunden" Nuestra vida es una bendicion, nuestra familia, y todo es una bendicion y principalmente la revelacion del mundo espiritual. Pero me atrevo a desirle que es que no diezmo no ha tenido una intima relacion con Dios por que de ser asi daria no solo el diezmo sino que todo. Bendiciones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios la bendiga. Declaramos más bendición sobrenatural para sus finanzas. Al que tiene más más se le dará. Estaremos orando por sus finanzas y por su familia. Bendiciones.

      Eliminar
  15. El principio del diezmo y las ofrendas está presente en toda la escritura;
    Antes de la ley, durante la ley y después de la ley.
    El diezmo no nació con la ley; antes de la ley ya existía la práctica del diezmo.
    i. Génesis 14:18-20 También Melquisedec, rey de Salem, quien era sacerdote del Dios Altísimo, sacó pan y vino 19 y le bendijo diciendo: “Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de los cielos y de la tierra. 20 Bendito sea el Dios Altísimo, que entregó a tus enemigos en tus manos.” Y Abram le dio a él el diezmo de todo.
    ii. El diezmo NO ES PARTE NI SE ESTABLECE EN LA LEY.
    Solamente se menciona al final para aclarar que no se puede redimir porque es apartado para Dios.

    ResponderEliminar

Dios te bendiga desde el momento que te atreves a hacer tu comentario, que la paz de Jesús entre a tu vida y te llene de gozo, fe y esperanza por lo que elegistes decir. Bendiciones por cada una de tus buenas intenciones para hacer crecer este Ministerio laico del poderoso Jesus.